lunes, 15 de julio de 2013

Tarta Dobos sin gluten y sin azúcar

Tarta Dobos, sin gluten y sin azúcar.


Esta tarta está dedicada a Laura, la madre de Ester, una amiga de toda la vida con la que hemos pasado muchas aventuras y desventuras desde jovenzuelas. Laura es diabética y aunque come dulces, siempre va con mucho reparo por el tema "azúcar". Ester quiso que el día de su cumpleaños pudiese hacerlo con tranquilidad y para eso me pidió si le hacía una tarta chocolatosa para la celebración.

Esta tarta prácticamente es un copia y pega de una que encontré por la red y que en cuanto la ví me dije que sería la tarta de Laura. Es una receta hecha con sucralosa y que viene en un post muy interesante sobre los edulcorantes y como actúan en los dulces. Lo único que he hecho es adaptarlo sin gluten y unos pequeños detalles de presentación distintos, nada más. Así que muchas gracias a Laura del blog "Qué te apetece hoy?".



La tarta dobos está hecha con 6 capas de genovés, rellena de toffe y crema de chocolate. Yo en lugar de acabarla con toffe la he rellenado con el caramelo y encima cubierto con philadelphia y cacao. Y el detalle de las cerezas con chocolate negro. Para que enfriase el chocolate rápido las metí en el congelador y por eso es curioso como las primeras fotos que le hice a la tarta quedaban así, con cerezas blanquecinas, jejejeje.




Ingredientes: 

2 bizcochos genoveses : 180g de harina de arroz, 60g de harina fina de maiz (maizena) y 24g de sucralosa (equivalen a 240g de azúcar), repartidos en dos moldes de 18cm de diámetro.

Para las capas de caramelo: 40 caramelos (Solano, sin azúcar y sin gluten) y 100ml de nata para montar.

Relleno y cobertura: 250g de queso mascarpone, 18g sucralosa (serían 180g de azúcar glass, 100g de queso Philadelphia, 90g de cacao Valor, en polvo y sin azúcar. 

Para la decoración: cerezas y chocolate de cobertura negro, sin azúcar.


Para hacer los bizcochos ponemos los huevos y el sucralín a batir para conseguir una mezcla blanquinosa y espumosa. Añadimos las harinas bien mezcladas y tamizadas, MUY lentamente, con movimientos envolventes y con espátula. Ponemos la mitad de la masa en un molde de 18cm, engrasado y cocemos a 180º aproximadamente 30 minutos. Repetimos la operación con la otra mitad de la masa. 
Yo lo hice así para que el pastel quedase más alto. Si lo preferís más ancho y con menos altura es tan sencillo como cambiar el tipo de molde por otro de 26cm.
Reservamos el genovés de un día para otro envuelto en papel film. Así conseguimos que sea más fácil laminar cada bizcocho en tres capas sin desmigarse ni romperse.


Ahora vamos ya con las cremas:

Para la de mascarpone y chocolate, batimos el queso y obtenemos una mezcla cremosa; añadimos el edulcorante y batimos a velocidad alta para conseguir una textura consistente; ponemos el cacao (60g) para darle sabor y color. 

Como hice un poco corto de crema de mascarpone y chocolate, lo solucioné con una crema de philadelphia y cacao para poner en la capa superior de la tarta y que le dió un gusto muy fresco. La hacemos igual que la de mascarpone, batiendo bien el queso y después añadiendo el cacao, 30g.

La crema de caramelo la conseguimos derritiendo 40 caramelos con la nata, a fuego lento, con paciencia hasta que queda bien desecho. Esto es lo último que debemos hacer para que al rellenar las capas que son con caramelo, esté todavía caliente. Si veis que no podeis desmoldar fácil estas capas, es tan sencillo como ayudarse de un cuchillo mojado en agua caliente y sale fácil.


Y ya estamos en el montaje de la tarta

Laminamos los dos bizcochos en tres capas y cubrimos la capa inferior de caramelo, encima dos de chocolate con mascarpone, otra de caramelo, una de choco y mascarpone y la parte superior de caramelo. Quedaría así: 

 caramelo
genovés
crema de chocolate
genovés
caramelo
genovés
crema de chocolate
genovés
crema de chocolate
genovés
caramelo
genovés

Una vez tenemos las capas , cubrimos los laterales de mascarpone y choco, de forma que nivelamos para que la pared quede bien lisa. Yo tuve que poner crema de forma generosa porque hacian endiduras. Lo alisamos bien con un cuchillo, por ejemplo y dejamos enfriar un poco para que podamos cubrir la última capa de caramelo con la cobertura de philadephia y cacao. Lo dejamos reposar en la nevera mientras mojamos unas cerezas en choco de cobertura, fundido previamente. Las metemos al congelador en un plato y cuando ya ha cuajado el chocolate las ponemos encima de la tarta a modo de decoración. 



No puedo enseñaros el corte, pero me han quedado muuuuchas ganas de hacerla para probarla, así que cuando la haga os pongo aquí el corte.
















11 comentarios:

  1. Tiene una pinta extraordinaria, tiene que estar buenísimo. Pero no podría comer solo un trocito y se me colapsan las arterias sólo de verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre puedes hacer la tarta más pequeñita, tamaño individual y comerla en varias veces.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Soy pecadora nata últimamente, verdad? ;)

      Eliminar
  3. Pecadora es un calificativo liviano....yo te llamaría ¡¡bruja!! Jajajajaja. Esta tarta me ha embrujado. Y sé cuando la voy a hacer...

    Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besote de bruja a bruja, jajajajaja. Me alegra que una vez sea yo quien te pueda ayudar.

      Un besote enorme!!

      Eliminar
  4. Es perfecta para mi casa, hay un celiaco y un diabetico, por eso la comparti, gracias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso compartimos, para que podamos hacer feliz a los que tenemos cerca. ;)

      Eliminar
  5. Pero que cosa más buena... y sin azúcar como yo lo intenta hacer todo.
    Chica, te superas por momento. Sigue así!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Hola! Buen post, muchas gracias, pero no veo la cantidad de huevos. Gracias!

    ResponderEliminar
  7. Hola! Buen post, muchas gracias, pero no veo la cantidad de huevos. Gracias!

    ResponderEliminar