viernes, 26 de febrero de 2016

Cookies de chocolate y almendra sin gluten

Cookies 


Hace años que hago las mismas galletas con trocitos de chocolate, no la cambio por ninguna otra receta. Las comparta con quien las comparta, todos coinciden en que están muy ricas. No es una receta mía, es punto por punto y coma por coma la que tiene mi amiga Lupe en su blog Cocinando con cariño y sin gluten.

Os voy a contar una curiosidad sobre el origen de estas famosas galletas que todo el mundo conoce, ya sea en versión miniatura o como una única galleta, enorme, tal como la comen en la zona de Estados Unidos. Y es que el azar siempre puede darnos buenas recetas, igual que pasa con el brownie. Os cuento, resulta que la creadora de estas galletas es Ruth Wakefield (me lo ha chivado google, shhhhhh) y surgieron de la falta de un ingrediente. Ella y su marido tenían un Hostal Restaurante y la encargada de la cocina era Ruth. Un día quiso cocinar sus galletas y no tenía cacao en polvo, la necesidad le hizo improvisar y poner trocitos de chocolate, pensando que se derretirían y se integrarían en la masa. Quedó sorprendida de que se mantuviesen con la forma y aportaran esponjosidad a las galletas. Se hizo famosa por ello, vamos!! Todos preguntaban por sus galletas... y no me extraña, porque si eran tan buenas como las de Lupe, ya os digo yo que crean adicción. Así que, cuidadito!!








Ingredientes: 

50g harina de arroz 
50g almidón de maíz
50g almidón de mandioca
50g mantequilla a temperatura ambiente
70g azúcar morena
1cta levadura química
1/4cta goma xantana
1 huevo
150g chocolate con almendras o avellanas (originariamente son 100g, pero como soy muy chocolatera añado 50g más)


Precalentamos el horno a 180º 
Mezclamos todos los ingredientes a excepción del chocolate. Creamos una masa uniforme.
Troceamos bien la tableta de chocolate y la incorporamos a la masa.
Hacemos bolitas, a mi me salen aproximadamente unas 16, pero siempre dependerá del tamaño que las hagamos.
Las ponemos en una bandeja de horno, sobre papel de hornear y las dejamos unos 15 minutos, más o menos. 
Nos parecerá que les falta un punto, pero las sacamos igualmente. Reposamos sobre la misma bandeja un par de minutos y ya las podemos poner a enfriar en una rejilla, para que no queden húmedas por debajo.




Aquí tenéis una galleta cortada para que veáis el interior


Cuidadín, cuidadín. La primera vez que las hagáis seguro que os gustan y ya no hay vuelta atrás. Yo tengo que contenerme o siempre doblo cantidades, jajajajaja. 


3 comentarios:

  1. Gracias Amiga!! La verdad es que nunca pensé que esta receta diera tanto juego. Te han quedado espectaculares!!

    Un besote preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto cariño, que salen siempre buenísimas. ;)

      Un besote enorme!!!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar