lunes, 29 de febrero de 2016

Ñoquis de patata sin gluten

Ñoquis de patata 


Hoy es día 29 en un febrero bisiesto, así que es algo más especial que otros días porque tardará en volver a darse. Esta mañana no sabía que hacer para la comida pero, he visto el 29 y se me ha hecho la luz. Sé que hay tradiciones que se mantienen y en Argentina tienen una que tiene que ver con los ñoquis que hemos comido en casa. Cada 29 de cada mes acostumbran a comerlos. Así que nos sentimos hermanados con los argentinos y comemos en tierra catalana unos, aunque muy tradicionales no sean. Han sido un invento total, así que posiblemente en nuevas comidas que hagamos, puede que los vaya variando y lo vaya reflejando aquí. Los de hoy nos han sabido bien ricos. Estos llevan un poquito de cúrcuma y jengibre, dos ingredientes que estoy introduciendo en nuestra alimentación por todo lo bueno que aportan a nuestro organismo, ahí está la diferencia de la receta, por si queréis hacerla. 







Ingredientes:

500g patata cocida
100g almidón de maíz
100g almidón dulce de mandioca
100g harina arroz
2 huevos
1cta sal
Pimienta
Cúrcuma y jengibre al gusto (yo, 1/4 de cta)

Lavamos bien las patatas (la piel), las cocemos. Están listas cuando pinchamos un tenedor y sale sólo, sin ayuda. 

Sacamos el agua y las dejamos reposar 10 minutos; lo justo para poder pelarlas. Dejamos enfriar 10 minutos más y chafamos la patata limpia, hasta conseguir un puré sin grumos. 

Añadimos el resto de ingredientes en la misma cazuela y los vamos mezclando hasta conseguir una masa fina. Tardaremos un poco, sólo es cuestión de paciencia.

Enharinamos un poco la superficie de trabajo.

Hacemos bolas del tamaño de una albóndiga o un poquito mayor y vamos estirando de una en una, a modo de churro. Cortamos trocitos de unos dos cm y le hacemos el rallado típico de los ñoquis con un tenedor. Arrastramos el trocito con el dedo pulgar encima de los dientes del tenedor, así queda marcado con la forma de éste.

Ponemos agua a hervir en una cazuela grande y vamos cociendo los ñoquis en grupos pequeños para que no se peguen. De diez en diez o quizás doce si es un recipiente ancho. Echamos los ñoquis, que se irán al fondo del recipiente y dejamos que floten, es el momento de sacarlos. Y así sucesivamente hasta tenerlos todos.

A la misma vez que se van hirviendo los ñoquis, preparamos la salsa que tengamos pensada para el plato y así tenerla justo en el momento de montar el plato.  Yo he hecho una simple salsa de tomate con unas hojitas de orégano y un poco de queso rallado para poner encima.




Son invención total porque he visto que la proporción de patata cocida y harina varia mucho de la que he usado yo, en algunas recetas sólo usan la yema del huevo y yo puse el huevo entero. Y además añadí especias que no son características en esta receta, así que quizás son más bien una piezas a modo de ñoquis y no ñoquis propiamente dichos. En todo caso, ¡¡espero que os gusten!!



2 comentarios:

  1. Con la pinta que tienen estos ñoquis tienen que estar deliciosos. Y mejor aún en una mesa compartida con buena gente como vosotros.

    Besotes

    Ana y Víctor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con buena compañía todo sabe mejor; ya me gustaría estar cerquita vuestro y hacer más de una comida conjunta.

      Un abrazo inmenso a los dos y otro especial para Ana!!!

      Eliminar